MIEMBROS DE A.C.G. DE LA DIÓCESIS DE CANARIAS

MIEMBROS DE A.C.G. DE LA DIÓCESIS DE CANARIAS

lunes, 6 de octubre de 2014

"SOMOS ACOMPAÑADOS PARA ACOMPAÑAR". ARTÍCULO REVISTA "SIGNO" (JULIO-AGOSTO 2014)


 “SOMOS ACOMPAÑADOS PARA ACOMPAÑAR”

La ACG en la Diócesis de Canarias va caminando pasito a pasito…

 

En el verano pasado tuvimos la ocasión de disfrutar de pleno derecho de la II Asamblea General de ACG, en Madrid, ya en aquella ocasión más relajados, pues nuestro Obispo nos había ratificado en el día de Pentecostés de 2013. Por ello, al volver de este evento, nos reunimos todos los militantes de la Diócesis de Canarias, también con nuestro recientemente nombrado Consiliario Diocesano, Roberto Ramírez, tanto para informar de lo acontecido en la Asamblea, como para ponerle, a éste último, al día de lo fundamental de la ACG.

Desde el comienzo, con la incorporación de Roberto a la ACG, siendo además, Responsable de Catequesis de la Diócesis, notábamos cómo iba entrando aire fresco, con ideas novedosas, y con ganas de trabajar. Recordamos, en ciertas ocasiones, desde el comienzo, cómo nos ha aconsejado con mucho cariño, tanto en lo propio del compromiso creyente, como en lo personal, y cómo todos se lo hemos agradecido.

 Por otra parte, algunos militantes de ACG de nuestra Diócesis estábamos acompañando a diferentes grupos de vida: unos animando grupos de padres (previo a la catequesis de infancia para la primera comunión, otra un grupo de síntesis de fe de preadolescentes, otro con un grupo de animadores de la comunidad parroquial diversos, y otro con un grupo de vida cristiano, con personas que sentían esta necesidad.

 Con todo este bagaje, y ya desde comienzos del curso 2013-2014 en la Comisión Diocesana estábamos reflexionando la forma y manera de extender la ACG. Desde el comienzo, quedó claro que al estar recientemente ratificados tocaba como primer paso el darnos a conocer en toda la Diócesis.

 Toda esta reflexión, además se aderezaba con estas ideas que nos rondaban, y que sabíamos que eran acertadas, porque todos teníamos experiencia y rodaje de parroquia y en ámbitos diocesanos, de tiempo atrás, y porque éramos conocedores de unas necesidades que detectábamos de primera mano. A saber:

 -       En las parroquias existen muchas personas comprometidas con grupos pastorales de trabajo, de todo tipo, (desde “los más peques, a los más mayores”: infancia, síntesis de fe, jóvenes, adultos, prematrimoniales, cáritas, liturgia, etc.), pero en la mayoría se descuida el contar con un grupo donde nutrirse, un grupo de referencia.

 
-       No suelen existir en las parroquias, salvo en contadas ocasiones, con  espacios de intimidad y respeto, en donde se vaya profundizando en la confianza y en la confidencialidad, sino que nos disolvemos en la marea parroquial, en donde nos diluimos. A veces se puede ir frecuentando con algunos compañeros, pero no existe un grupo de referencia.

 
-       Por ello, los cristianos estamos necesitados de acompañamiento, y los párrocos, cada vez menos, normalmente están muy saturados de tareas diversas, y la mayoría, con lo sacramental ya van muy justos. En muchas ocasiones, no tienen tiempo ni para ellos mismos.

 
-       Por esta razón anterior, y desde nuestra experiencia sabemos que una propuesta muy interesante y necesaria en las parroquias, es el formar grupos de vida cristianos, en donde los propios hermanos en la fe se acompañan. En donde compartan la fe y la vida, y utilizando las herramientas propias de la Acción Católica, que ayudan a acercar la fe a la vida.

 
Pero cuando hablábamos, en estos primeros momentos, de la extensión en nuestra Diócesis valorábamos que nosotros, con nuestro consiliario, sólo somos “nueve personas y la guitarra”, por ello, nos dábamos cuenta que por sí solos nosotros no podíamos dar mucho, porque éramos pocos, (y un buen número ya comprometidos en el acompañamiento de diferentes grupos, como antes comentábamos). Entonces nos vino la luz, y vimos que se trataba de ir ampliando el equipo de acompañantes, es decir, formando y acompañando a creyentes que valorasen el formar parte de grupos de vida cristianos, y a parte de formar el suyo propio, también colaborar acompañando el suyo, u otro. Por esto, se vio propicio, el realizar unas Jornadas de Formación para Acompañantes de Grupos de Vida Cristianos en el mes de julio de 2014, después de acabar el curso pastoral, en donde unos días se realizaría una introducción sobre el acompañamiento en grupos de vida cristianos, y sobre la ACG, y durante el próximo curso 2014-2015 realizar un proceso de formación y acompañamiento mensual de estos acompañantes que participaran en estas Jornadas.
 

Varias fueron las propuestas, sobre las formas y maneras de dar a conocer este proyecto, y después de irlo madurando cuajó el proyecto de comenzar desde la cabeza, y hasta las bases de la Diócesis. Se pensó solicitar una entrevista con el Vicario General de la Diócesis, D. Hipólito Cabrera, y presentarle nuestro proyecto de primera mano, (porque él era ya conocedor, de forma general); consistente en:
 

1.      Enviar una carta de presentación de la ACG a todas las Parroquias de la Diócesis. Para ello, solicitábamos su colaboración.

 
2.      En esa carta, a parte de la presentación de la ACG, se informaba, que la ACG se iba a ir acercando a los diferentes Arciprestazgos, solicitando un pequeño hueco al comienzo de los diferentes Consejos Arciprestales Parroquiales, en donde nos presentaríamos y ofreceríamos  un foro para la formación.

 
3.      En esta carta, también se ofrecía este foro de formación para acompañantes, que nosotros habíamos denominado Jornadas de Formación para Acompañantes de Grupos de Vida Cristianos, porque como decíamos más arriba, sabíamos de esta necesidad real en las parroquias.

 
El 16 de enero de 2014, el Vicario General de la Diócesis, D. Hipólito Cabrera concedió una cita a Fernando Afonso, presidente diocesano de ACG, en donde se le expuso nuestro proyecto, al cuál no sólo le gustó desde el comienzo, sino que además, coincidía con nosotros; y desde su rol en la Diócesis, pensaba que con esta idea dábamos respuesta a una necesidad clara y evidente que sufría la iglesia diocesana: la de tantos creyentes, (que él conocía y ponía caras y nombres), que “se habían quedado al borde del camino”, porque desde la Iglesia no se había podido/sabido dar respuesta a sus demandas. En ese momento nos apoyó, en el envío de la carta de presentación de la ACG y del proyecto, a todas las parroquias de la Diócesis. En donde se recogía además, la propuesta de ir visitando a los diferentes Arciprestazgos, haciéndonos presentes al comienzo de las reuniones de los Consejos Arciprestales.


En los meses de Febrero y Marzo se le va dando forma al Proyecto.

 
En abril se envió la carta a todas las parroquias. Y se realizaron llamadas a los Arciprestes de nuestras zonas más próximas, para solicitar el hacernos presentes al comienzo de sus Consejos Arciprestales, con el visto bueno de cada uno.

 
En junio presentamos un artículo, con el contenido de la carta, en la revista mensual de la Diócesis, IGLESIA AL DÍA. También se realizó una entrevista de radio al presidente diocesano de ACG, Fernando Afonso, (en antena el domingo 15 de junio), en un programa semanal de la COPE, en donde se presentaba las Jornadas de Formación de ACG. En este mes, además, visitó a cinco Consejos Arciprestales de nuestra Diócesis. A estas visitas íbamos de dos en dos. Los que pudimos hasta la llegada del verano, y por este orden: Arucas, Guiniguada, Telde, Teror y San Lorenzo.

 
En julio, aparición de información de la ACG, y de las Jornadas de Formación en la web de la Diócesis de Canarias, (www.diocesisdecanarias.es). Además, se celebró las Jornadas de Formación para Acompañantes de grupos de vida cristianos, los días 10 y 11 de julio. A estas jornadas participaron alrededor de treinta personas.

 
            De forma general, los temas que se tocaron en las Jornadas de Formación fueron los siguientes:
 

1.      Testimonios de dos personas que están en grupos de vida cristianos: Marga y Tino; y testimonio de persona que está en un equipo de ACG: Marco.
 

2.      Presentación del cuadríptico de ACG.

 
3.      Presentación del Plan de Formación de Acompañantes de grupos de vida cristianos del curso 2014-2015.

  
Y al finalizar estas jornadas, y como se mencionó anteriormente, se presentó el Plan de Formación del próximo curso 2014-2015, consistente en seis sesiones de dos horas cada una, en donde se tratarán los siguientes temas:

 
1.      OCTUBRE 2014: Acompañamiento, la escucha, actitudes humanas, y perfil del acompañante y ¿Cómo convocar a grupos de vida cristiano?

2.      NOVIEMBRE 2014: Análisis de la Realidad.

3.      ENERO 2015: Estudio del Evangelio.

4.      FEBRERO 2015: Revisión de Vida.

5.      MARZO 2015: Proyecto Personal de Vida Cristiana.

6.      ABRIL: ENCUENTRO DE PASCUA:

a.      Acompañamiento desde la ACG. Una vez todo esto conocido, ¿se está dispuesto a la estructura de la ACG?

b.      Definir cuándo dar el paso a la militancia, qué supone a nivel personal. Criterios a tener en cuenta.

c.       Estructura de la ACG en Diócesis de Canarias. Valorar las reuniones de los diferentes niveles.

En estas sesiones de formación del próximo curso, a parte de los temas de formación, reservaremos un hueco para compartir inquietudes, dificultades, logros e iniciativas que vayan surgiendo en los diferentes grupos que existan. Es decir un ámbito para el acompañamiento, en el que se vayan detectando las necesidades que vayan surgiendo a los acompañantes, dándoles respuesta.

 
Además, estas sesiones serán eminentemente prácticas, en donde se pasará el tema de cada sesión, en la sesión anterior, para contar con un mes para ir trabajándolo personalmente, y en la sesión, la metodología será a modo de taller, es decir, la puesta en común será practicando el tema correspondiente, como si se estuviera en un grupo de vida cristiano. De esta forma, se ve in situ las posibles dificultades, además de los aspectos que vayan surgiendo a tener en cuenta.

 
Todo este proceso que ahora se ha descrito, y que aparece tan claro, ha tenido sus altibajos, y ha requerido su maduración. Lo que ha hecho que salga de esta manera y no de otra ha sido por el propio proceso que se ha llevado, y por las personas que lo hemos ido diseñando. Sea como fuera, siempre, y en todo momento hemos sentido con nosotros la presencia del Espíritu del Dios, que nos ha estado empujando y animando a seguir. Para cerrar, una breve mención a un texto de los evangelios con el que se hizo oración que surgió en la evaluación de todo este proceso que tuvimos el otro día los militantes de ACG:

“Vosotros sois la luz del mundo” (Mt 5,14-16)

No hay comentarios:

Publicar un comentario